La película del día

Críticas de cine y cobertura de festivales

El silencio tras el disparo (Die Stille nach dem Schuss, 2000)

– ¿Qué? En los años 70 se formó el grupo terrorista “Facción del ejercito rojo” en la Republica Federal Alemana. Rita Vogt es una de sus miembros, y su grupo tendrá que huir a Francia tras ayudar a escapar de la cárcel a uno de los suyos. En París, años después, para no ser descubierta, Rita mata a un policía y tienen que volver a Alemania, donde recibirán la ayuda de la Stasi. Mientras que sus compañeros deciden marcharse de nuevo del país, Rita decide quedarse en la Alemania del Este y comenzar una nueva vida bajo otra identidad…

– ¿Cuándo? Ayer, mientras caía la tormenta!

– ¿Dónde? En mi casa

– ¿Por qué? Porque estaba con el tema del terrorismo en el cine alemán (otra vez) de mi tesina, y apareció esta película, que tenía por ahí comprada desde hacía tiempo y ni le había quitado el plástico aún…

– Merece la pena porque… siempre es un placer ver una película del maestro Volker Schlöndorff, y saber que sigue igual de en plena forma que su época de esplendor a finales de los 70. Por esta película se llevó el premio Angel Azul en la Berlinale del 2000. Lo más peculiar, y que a mi personalmente me llamó mucho la atención, es que si ves la película sin saber de qué año es, nunca se te pasaría por la cabeza que tiene apenas 10 años, ya que se rodó intencionadamente para parecer una película setentera. Esto no sólo se consigue gracias a los decorados o el vestuario, sino por la misma calidad de la imagen. En general, odio la estética de los 70 y por ello rechazo un poco las películas de esa década, pero reconozco que es un recurso muy hábil y original por parte del director para volver al pasado y a retomar la temática del terrorismo como ya había hecho, por ejemplo, en “El honor perdido de Katharina Blum” (Die verlorene Ehre der Katharina Blum oder: Wie Gewalt entstehen und wohin sie führen kann, 1975). Con esta vuelta al pasado, y con tanta experiencia del director a sus espaldas, la película consigue superar a muchas de las que ha llevado a cabo realizadores más jovenes en los últimos años.

El guión, del mismo Schlöndorff y Wolfgang Kohlhaase, es muy bueno, nada de lo que se dice tiene desperdicio, y tiene la habilidad de hacer una crítica a las dos partes, a la Alemania del Este y la del Oeste. Si en otras películas, el no posicionarse hace que todo quede demasiado neutral para un tema en el que ser neutral es casi imposible, como pasaba en la reciente “R.A.F. Facción del ejército rojo” (Der Baader-Meinhof Komplex, 2008), en esta se analiza la situación del país en general sin nostalgia ni indulgencia por ninguna de las partes. Esto queda claro al final de la película, cuando a la protagonista la buscan por ambos lados. Significativa es esa banda sonora en la que suenan versiones tanto el himno de la RDA y el de Alemania.  Especialmente me sorprendió como la Stasi ayudaba a los terroristas, aludiendo a que ambos tenían el mismo enemigo, el capitalismo. Pero, mientras que lo mejor de la película es su sentido crítico, el personal, o sentimental, es su aspecto menos conseguido. No acabamos de tener claro si Rita se arrepiente o no de haber pertenecido a la banda, si los sentimientos que tiene hacia los personajes con los que tiene relaciones son reales o forman parte del personaje que asume… Aún así el personaje se hace creíble gracias a la gran actuación de Bibiana Beglau, que lleva el peso de toda la película, dando vida al mismo personaje, pero que a la vez parece distinta según la identidad que tenga, y que se adapta a las circunstancias que sean, al estilo de los protagonistas de “Atrápame si puedes” (Catch me if you can, 2002) o “Philip Morris, ¡Te quiero!” (I love you, Philip Morris, 2009), aunque obviamente desde una perspectiva mucho más dramática.  Tanto Bibiana Beglau como Nadja Uhl, las dos actrices principales, se llevaron el premio conjunto a la mejor actriz también en la Berlinales.

La película juega todo el tiempo con la realidad y la ficción, ya que esta basada en historias reales. Los personajes son ficticios, pero comparten rasgos con conocidos miembros del R.A.F. Como se dice al final del todo: “Alles ist so gewesen. Nicht war genau so (Todo fue así, pero nada exactamente así).

– El momento: La escena cuando, tras la caída del muro, Rita está comiendo con sus compañeras de trabajo y ella defiente la RDA frente a las demás. Te hace de verdad plantearte quién tiene razón.

– La frase: A veces hemos que imponer la felicidad por la fuerza.

– Conclusión: Da gusto ver como en los últimos años Alemania trata los temas de su pasado con tanta autocrítica (aunque el tema del terrorismo ha sido mucho menos, digamos tabú, que otros, como el nazismo). Con sus defectos, esta película me parece fundamental para entender cómo estaba la situación en el país en esos años, y es sumamente interesante por la manera en que está realizada.

Anuncios

Un comentario el “El silencio tras el disparo (Die Stille nach dem Schuss, 2000)

  1. Pingback: Nuevos Horizontes – Der Film des Tages

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20 agosto, 2010 por en Cine alemán y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: