La película del día

Críticas de cine y cobertura de festivales

Argo (2012)

  -¿Qué?: El 4 de Noviembre de 1979, tras días de manifestaciones por parte del pueblo iraní en contra del asilo político que está recibiendo en Estados Unidos el antiguo Sah Mohammad Reza Pahlevi, enfermo de cáncer, la embajada estadounidense en Teherán es ocupada y 66 norteamericanos son tomados como rehenes. Sin embargo, 6 trabajadores de allí consiguen escapar y encuentran refugio en la casa del embajador canadiense. No pueden estar allí indefinidamente, ni tampoco pueden salir ya que corren el riesgo de se ejecutados, de modo que el gobierno de Estados Unidos empieza a trazar un plan junto a la CIA para liberarles. Ante lo arriesgado de la situación, la única solución que se le ocurre a Tony Méndez, especialista en rescates de la CIA, parece absolutamente descabellada: hacer pasar a los 6 y a él mismo por el equipo de rodaje de una superproducción de ciencia ficción, “Argo”…

 -¿Cuándo?: Ayer por la tarde

 -¿Dónde?: En el cine Renoir Retiro

-¿Por qué?: Es una de las películas más importantes del año, una firme y de momento la más fuerte candidata a llevarse el Oscar a la mejor película, y ya tenía además ganas de ver, tras tantas alabanzas, algo dirigido por Ben Affleck, ya que tengo aún muy pendientes de ver “Adiós, pequeña, adiós” (Gone Baby Gone, 2007) y “The Town” (2010).

– Merece la pena porque… sigue consolidando la solvencia de Ben Affleck tras las cámaras. Y es que el actor se está haciendo uno de los nombres más importantes entre los directores de su generación. Aunque a mí el resultado de esta su tercera película no me ha resultado del todo satisfactorio. Como realizador, poco hay que reprocharle a Affleck, no hace virguerías ni es especialmente original, pero rueda de una manera que, sin llegar a ser encorsetada, es sobria y clásica, y le sirve para sus propósitos en esta película, ya que “Argo” está rodada como los thrillers políticos de los años 70. Para ello se apoya también en una ambientación estupenda, y en un estudio cuidadísimo para la recreación de los acontecimientos y de los personajes, asombrosamente parecidos a los reales (como podemos ver en los créditos finales). Pero a pesar del buen pulso de Affleck dirigiendo, la película tiene un ritmo desigual, para mi gusto en ocasiones le falta tensión, y cuando se vuelve frenético, que es sobre todo en el último tramo, lo consigue a través de artimañas y tópicos, que exasperan no porque nos pongan en tensión, sino porque los trucos se notan demasiado.

Y es que el principal problema de “Argo” es que empieza y se presenta a sí misma como una película atrevida y valiente, que parece que intenta esquivar tópicos como el mito de los americanos como salvadores del mundo, pero que finalmente no puede evitar caer en ellos, transformando una idea interesante en algo más plano y simple de lo que podría haber sido. De este modo, la película acaba derivando en un producto convencional orientado a satisfacer a todo el mundo y a esquematizar las cosas (esa bochornosa explicación al principio de la historia de Irán). En cuanto a la trama hollywoodiense en torno a la falsa película, resulta muy escasa y parece sólo esbozada para introducir los momentos supuestamente cómicos, que se quedan en cuatro frases más o menos acertadas (y repetitivas) que finalmente acaban resultando innecesarias.

Ya que Affleck se está labrando una buena carrera como director, tal vez debería platearse abandonar la de intérprete. Nunca ha sido el actor más expresivo del mundo, y en “Argo” ya llega al límite, no cambiando de expresión en toda la película. De acuerdo que su personaje, a pesar de ser el protagonista y el héroe de la historia, está poco desarrollado, y le corresponde ser frío y contenido, pero Affleck confunde seriedad con no transmitir absolutamente nada. Una virtud de un buen director en saber elegir bien a sus actores, y la decisión de Affleck de establecerse como protagonista demuestra que aún le queda mucho por aprender. Por otro lado, la falta de definición no es sólo aplicable al personaje de Affleck, sino también a todos los demás. Mucho se habla, y casi todo bueno, del dúo formado por Alan Arkin y John Goodman. Desde luego, los dos actores están muy bien, pero como he dicho antes, tanto la trama de la falsa película como ellos parecen algo metidos a la fuerza en la historia solamente para soltar frasecitas graciosas de vez en cuando, especialmente en el caso de Arkin. Aislados del conjunto están muy bien, pero tampoco hacen nada excepcional. Muy correctos están los actores que interpretan a los seis americanos en Teherán, entre ellos Tate Donovan o Clea DuVall. Consiguen transmitir auténtico miedo y tensión por la situación que viven, y el público puede llegar a sentir cierta empatía por ellos, cosa que con otros personajes es imposible. Pero el mejor de todos los secundarios en mi opinión es Bryan Cranston (que para todos ya será siempre y por los siglos de los siglos Walter White), en un papel igual de esquemático que todos, pero al que consigue dar personalidad y matices. Si esta película tiene una estrella de verdad en el reparto, es él.

Por último, sólo un breve comentario sobre la banda sonora, que siendo como es de Alexandre Desplat, me parece imperdonable que destaque la selección de canciones de la época muy por encima de los temas instrumentales originales. Para eso no hace falta contar con uno de los mejores compositores actuales, ni directamente sería necesaria banda sonora original. Tampoco ayuda que el compositor francés realice aquí su trabajo más clásico (en sentido negativo) y menos arriesgado, en lugar de seguir la línea de “Los idus de Marzo” (The ides of March, 2011), por decir una película del estilo en la que Desplat realizó una banda sonora más que satisfactoria.

– El momento: el principio, que es uno de los momentos más estresantes y de mayor tensión en la película, además de estar muy bien rodado, uniendo escenas de ficción con otras documentales reales.

– La frase: If I’m going to make a fake movie, it’s going to be a fake hit.

– Conclusión: “Argo” es una buena película, muy bien hecha, pero es fría, poco arriesgada, las interpretaciones son descompensadas y la manera de contar la historia es irregular. Tiene ecos del prototipo de americanada más rancia (bandera al viento incluida) que están ahí, son evidentes y no se pueden negar, sólo que hay quienes deciden pasarlos por alto. Yo personalmente, no pude, y no me sentí nunca especialmente metida e involucrada con la historia, más bien todo lo contrario. Espero que en los meses que quedan le salga alguna fuerte competidora para los premios, ya que no me parece, ni de lejos, la mejor película del año.

Anuncios

2 comentarios el “Argo (2012)

  1. Pingback: "El contable" o la psicología hecha thriller | Videodromo

  2. Pingback: Crítica de "Vivir de noche" | Videodromo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 noviembre, 2012 por en Cine americano y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: