La película del día

Críticas de cine y cobertura de festivales

The Grandmaster (Yi dai zong shi -The Grandmasters-, 2013)

the-grandmasters-pstr02Reseña de Miguel Delgado

Wong Kar Wai es, sin duda, uno de los autores más reconocidos a nivel mundial en la cinematografía actual. No sería descabellado afirmar tampoco que es el director asiático vivo más respetado, pues con su estilo, en extremo poético y estilizado, se ha ganado un lugar en el corazón de aquellos amantes de experiencias diferentes a la típica narración convencional a la que estamos acostumbrados. Maestro de la exposición visual, al fin llega a nuestras salas su nueva obra después de seis años, The Grandmaster. Aunque pudo verse hace prácticamente un año en el Festival de Berlín, mejor no quejarse: se ha estrenado, y eso es más de los que muchas veces puede decirse con el cine venido de Asia. La película relata la historia de Ip Man, conocido por ser el maestro de Bruce Lee. La historia de este hombre ya ha sido relatada en numerosos films, incluida la reciente Ip Man (2008), película muy bien considerada que cuenta con una secuela. Pero como era de esperar, no nos encontramos ante un biopic convencional, ni ante una rutinaria cinta de acción y artes marciales.

Tony-Leung-Chiu-Wai-and-Ziyi-Zhang

La cinta, en cualquier caso, no es un fracaso. Es cierto que la consideración crítica general se encuentra lejos del nivel de Deseando amar In the mood for love-, (2000), o Chungking Express (1994), pero tampoco ha sufrido un varapalo excesivo.  En líneas generales diremos que es una película visualmente portentosa, que entra por los sentidos, pero narrativamente dispersa, y porque no decirlo, algo escasa. No es que estemos diciendo nada nuevo en el cine del hongkonés, aunque en este caso, al encontrarnos ante una historia real, que puede ser desarrollada de manera diferente como ha ocurrido a lo largo de la historia del cine, se echa en falta cierta cohesión a la hora de cerrar la trama y los personajes. No diré que sea mejor ni peor, es el estilo de Kar Wai y una aproximación original al cine de artes marciales. Pero serán muchos los que se pierdan  y se queden con las ganas de conocer más detalles sobre estos maestros y sus vidas.

Cuesta entrar. Al principio mucho nombre y zona, unas cuantas idas y venidas que no terminan de encajarse. Pero una vez todo está sobre el tablero y el personaje de Zhang Ziyi entra en liza, la película va constantemente a más, a todos los niveles. Ocurre en The Grandmaster el hecho de que cada pelea esta mejor contada que la anterior, como si el director estuviese cogiendo el tono poco a poco a lo largo de la obra, o simplemente se vaya reservando lo mejor para el final. Justo es dedicarle una atención especial a las peleas, coreografiadas por Yuen Woo Ping. Me declaro absoluto fan de este hombre, que ha trabajado en la saga Matrix, en Tigre y dragón (2000), las dos Kill Bill o la reciente Man of Tai Chi (2013), el muy entretenido debut de Keanu Reeves en la dirección. Aquí además Woo Ping realiza un pequeño papel como actor.

The-Grandmaster-1-DI

La primera de la peleas tiene lugar bajo una lluvia pronunciada, con Ip Man combatiendo contra un buen número de adversarios sin que sepamos el motivo. Es una pelea en la que el ambiente y el montaje crean un efecto algo confuso, aunque es innegable su espectacularidad. Pero según vamos avanzando, las exhibiciones de los distintos tipos de Kung Fu se van volviendo más claras, como si Wong Kar Wai hubiera refinado su estilo a lo largo de la película. Así ocurre, la pelea en la que Gong Er le enseña las “64 manos” a Ip Man, aquella en la que le “compran” 8 patadas, o la que también tiene lugar bajo la lluvia con el personaje de “La navaja”, mucho más dura y clara que esta primera. Todo para llegar a la última que tiene lugar en el film, aquella que ocurre en una estación de tren, prodigiosa y bellísima a todos los niveles. Da gusto verla.

Aunque, y a riesgo de ser criticado, hay algo que no solo no me gusta, sino que me resulta ligeramente molesto. Es lo que llamaremos “La cámara lenta entrecortada” (lo que ocurre al poner la cámara lenta sin tener el número de fotogramas necesarios para darle fluidez a las imágenes). Es una técnica no excesivamente extraña, pero con un uso que suele verse muy reducido a momentos concretos. Por ejemplo, M. Night Shyamalan hace uso de esta cámara lenta en El protegido (2000) o El bosque (2004), en apenas un par de momentos, que ya chirriaban. Crea una sensación algo tosca, que en The Grandmaster se acrecienta debido a la insistencia de Wong Kar Wai de usarlo de manera prácticamente constante durante la primera mitad de la obra, en conversaciones y mezclado con planos a velocidad normal o cámaras lentas fluidas. Es lo único que puedo encontrar reprochable en una cinta que por todo lo demás rinde a un nivel prodigioso. La fotografía del no muy conocido Philipe Le Sourd es una autentica maravilla, la iluminación de todos y cada uno de los momentos esta llevada con un gusto exquisito, aunque no es que nos vayamos a sorprender de eso en una película del Kar Wai. Muy bueno también todo lo referente al diseño de producción, así como la banda sonora, de  Shigeru Umebayashi, ayudado en algunos temas por Nathaniel Méchaly. Tonalidades y sonidos hermosos y atrayentes, que ambienta de manera perfecta lo que se nos cuenta.

Aunque como hemos dicho, es en la narración normal donde es fácil desconectar de este cuidado trabajo. Hay muchas cosas que no sabemos de Ip Man, interpretado con innegable carisma por Tony Leung, que incluso tiene algún momento divertido. Como personaje resulta misterioso aunque agradable, algo que sin duda se pretendía transmitir, aunque de mitad de la cinta sus apariciones se vuelven casi testimoniales, algo chocante. Pero queda solventado por la historia de venganza de Gong Er, el mejor y más interesante personaje interpretado de manera portentosa por la conocida Zhang Ziyi. Ese este tramo, que ocupa todo el bloque intermedio, lo más interesante y mejor llevado de la obra, y la única rama de la historia en la que no parecen quedarse cabos sueltos. En el lado contrario nos encontramos al “Navaja”, un personaje extraño, poco desarrollado, aunque bien llevado por Chang Cheng. Su relación con los otros personajes es prácticamente inexistente y su historia no abarca más que tres escenas (dos de ellas son acción de la buena, eso sí). Se le quedan a uno las ganas de saber más acerca de este hombre. Su participación da a entender el film como una radiografía o testimonio de los maestros de los diferentes tipos de Kung Fu de esta época, por lo que igual si título debería haberse quedado en The Grandmasters.

the-grandmaster-7

No es por lo tanto, una obra fácil, que pueda gustar a todo el mundo, aunque tampoco nos encontramos con una ininteligible película. Como ocurre con el cine de Kar Wai, hay maestría visual, poesía y belleza intrínseca, a lo que hay que añadir esta vez una espectacular puesta en escena de las artes marciales. No termina de cuadrar debido a esa sensación de ser algo inconexa, pero que sin duda queda en el recuerdo del espectador con innumerables imágenes hermosas. Tampoco será considerada la mejor película del director, aunque es más que probable su nominación al Oscar a mejor película extranjera, y tampoco sería descabellado que se lo llevara, entrando también en la nominación a otras categorías como Fotografía o Diseño de producción. Una película que merece ser vista, aunque solo sea para regodearse en sus fotogramas, y conocer una historia que, de engancharte, seguramente quieras saber más. De las tres versiones para distintos continentes que hay mejor no ponerse a hablar, que el lio es mayúsculo, pero en este artículo los compañeros de Caimán Cuadernos de Cine hacen un interesante y completísimo artículo repasando las diferencias de la versión que se vio en China y la que se vio en Europa, que obviamente es la que veremos en nuestras salas.

Anuncios

2 comentarios el “The Grandmaster (Yi dai zong shi -The Grandmasters-, 2013)

  1. Pingback: 63º Festival de San Sebastián: Perlas (I) | La película del día

  2. Pingback: The Assassin (Nie yin niang, 2015) | La película del día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: