La película del día

Críticas de cine y cobertura de festivales

X-Men. Días del futuro pasado (X-Men. Days of the future past, 2014)

movies-x-men-days-of-future-past-poster

La saga de X-Men siempre ha tenido una preocupación por aquello que concierne a lo ocurrido en el ayer, para solucionar los problemas del ahora y dejar como legado un mañana mejor. Esta característica está llevada al extremo en la que es ya la sexta película sobre el grupo de superhéroes de Marvel, X-Men. Días del futuro pasado, que hace de los viajes en el tiempo su hilo argumental. El director Bryan Singer, que cambió de personaje y trató sin éxito de relanzar a Superman en Superman Returns (2006), vuelve a ponerse tras las cámaras de los mutantes para ofrecer, más allá de sus licencias con respecto a los cómics, un producto de entretenimiento de excelente calidad, como ya hizo en las dos primeras. Tras la decepción que supuso la tercera X-Men. La decisión final (2006), de Brett Ratner, y el prestigio recuperado con la precuela, X-Men. Primera generación (2011), de Matthew Vaugh, en las que Singer seguía ejerciendo como productor, ahora nos trae una película que conecta los universos de ambas, aunque de una manera no del todo coherente.

X-Men-Days-of-Future-Past-Image-01

En un futuro cercano, en el que unos robots llamados los Centinelas se han hecho con el control, humanos y mutantes luchan por sobrevivir. Su única esperanza para salvarse en enviar a Logan / Lobezno (un Hugh Jackman ya como pez en el agua) de vuelta a la década de los 70 para que busque al profesor Xavier (inmenso James McAvoy, con un atormentado personaje al que le da un aire shakesperiano) y a Magneto (un terroríficamente gélido Michael Fassbender) para que, juntos, cambien un acontecimiento fundamental que tuvo lugar entonces y que desencadenó un enfrentamiento que les ha llevado a la situación en la que se encuentran. Días del futuro pasado, como película compleja de saltos temporales, no presenta incongruencias muy evidentes dentro de su propia estructura, pero sí con respecto al resto de la saga. No se molesta en dar explicaciones sobre las anteriores películas, algo que se aprecia especialmente en la parte que sucede en el futuro, dando la sensación de que hay un vacío importante entre lo que sucedía en La decisión final y ésta.

Conviene entenderla por tanto no como una obra aislada del resto, ya que conserva además el mismo tono equilibrado entre la solemnidad y el humor adulto e irónico, logrando aquí un máximo refinamiento, pero sí independiente y liberada de ataduras narrativas. Días del futuro pasado es una película única. Como cinta de acción, aprovecha los medios que tiene a mano y que le brindan las tecnologías más avanzadas, aplicados a un ritmo que empieza muy alto y no llega a perder fuelle en ningún momento, con episodios que quitan realmente el aliento. Un enorme despliegue dentro del cual solo decepciona la impersonal banda sonora de John Ottman, con temas melódicos inspirados en el Michael Giacchino de Star Trek. En la oscuridad (2013), y otros grandiosos y épicos que ni siquiera disimulan su influencia directa de Hans Zimmer. Lo que más se agradece es la emocionante manera en la que al final recupera el tema principal que compuso Michael Kamen para la primera película, y que Ottman ya adaptó de forma muy acertada para X-Men 2 (2003).

x-men-dias-del-futuro-pasado

La película no abusa de la energía ni deja que acapare el protagonismo, dedicando momentos íntimos a ahondar en el drama interno de los personajes. De algunos más que de otros, aunque esto no resulta un inconveniente, porque a casi todos ya les conocemos. Se agradece el que Lobezno, el héroe de toda la saga (con permiso de Magneto y Xavier), con dos películas dedicadas exclusivamente a su figura, tenga de nuevo un papel fundamental de mediador. Son llamativas las reapariciones de Patrick Stewart, Ian McKellen, Halle Berry, Shawn Ashmore o Ellen Page, aunque no dejan de ser episódicas. Resultan mucho más estimulantes las nuevas incorporaciones de los siempre interesantes Peter Dinklage y Evan Peters, este último estrella de una de las secuencias más brillantes que hayan podido verse en el género.

X-Men. Días del futuro pasado es un grandioso espectáculo que no olvida nunca su condición de blockbuster divertido (sin infantilizarlo), pero no por ello deja de ser épica y emocionante. Un ejemplo de película que se toma en serio sin rebasar los límites de lo trascendente y lo realista. Y además, un auténtico derroche de imaginación visual y argumental como no se veía en una película del género desde Los Vengadores (2012). No es descabellado afirmar por tanto, sin temor a equivocarnos, que, junto a la traviesa película de Joss Whedon, nos encontramos ante una de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos.

Anuncios

Un comentario el “X-Men. Días del futuro pasado (X-Men. Days of the future past, 2014)

  1. DARTH V
    10 septiembre, 2014

    Deseando verla estoy ya!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: