La película del día

Críticas de cine y cobertura de festivales

Últimos días en el desierto (Last Days in the Desert, 2015)

MV5BMTQ2NDk0MTc1MV5BMl5BanBnXkFtZTgwMTU3MjM0ODE@._V1_UX182_CR0,0,182,268_AL_

El pasaje del peregrinaje de cuarenta días de Jesucristo por el desierto previo a su misión pública no tiene una extensa presencia dentro del Nuevo Testamento (de hecho, ni siquiera se menciona en el Evangelio de San Juan). Y como consecuencia de ello, se trata de una de las temáticas también menos recreadas dentro del género bíblico, algo curioso teniendo en cuenta que hablamos probablemente del personaje más representado de la Historia del Cine. Es por ello que una película como Últimos días en el desierto, resulta, aunque solo sea por su premisa, llamativa, ya que le da un protagonismo absoluto a esta andanza tan olvidada en el ámbito artístico. El colombiano Rodrigo García realiza lo que podría funcionar como una precuela de La Pasión de Cristo de Mel Gibson (2004, episodio este infinitamente más adaptado), no solo argumentalmente, sino también en su estética, ya que sigue su estela más realista y terrenal, lejos de la mirada novelizada de las obras del Hollywood dorado. El filme comienza proponiendo una experiencia sensorial cargada de silencios, un estudio de la soledad en el que se nos introduce pausadamente en la vuelta de Jesús a Jerusalén, donde comenzará a predicar sobre el Reino de los Cielos; pero antes deberá enfrentarse a las tentaciones del demonio.

Todavía le subió el diablo a un monumento muy encumbrado y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos. Y le dijo: todas estas cosas te daré si, postrándote delante de mí, me adoras.

(Mt 4, 8-9)

Es aquí cuando García parece empezar a dejar de confiar en su propia propuesta, reconduciendo la historia hacia el hipotético encuentro de Jesús con una familia que vive en el desierto, y en cómo influye su presencia en sus vidas, convirtiéndose en un relato mucho más convencional. La salvación de estos padres y su hijo será la última tentación que el demonio ponga en el camino de Cristo hasta el momento de la crucifixión.

last-days-in-the-desert-2

Ocurre cada vez más que, cuando el encargado de la dirección de fotografía de una película es nada más y nada menos que Emmanuel Lubezki, su presencia llega a eclipsar la labor de realización, especialmente si el director no tiene una personalidad muy marcada. Es por ello que en este caso, García queda en un segundo plano, rindiéndose narrativamente a los bellos y contemplativos planos y efectos lumínicos logrados por Lubezki, que, como en El renacido (2015), manifiestan la dureza del entorno natural. Sin embargo, frente a la grandeza del paisaje, la puesta en escena es casi teatral, con cuatro únicos personajes a través de los cuales se analiza la compleja relación paterno-filial entre Dios, un progenitor incomprensible e inaccesible, y Jesucristo; una metáfora que queda reflejada de forma explícita en el padre y el hijo de esa familia con la que el protagonista va a convivir durante unas jornadas.

Al contrario que Martin Scorsese en Silencio (2016), que llegaba casi a divinizar las acciones de un individuo corriente, aquí se muestra el lado más humano de un hombre santo, dándole más importancia al estudio psicológico de aquel que se enfrenta a dilemas morales, como en Noé (Darren Aronofsky, 2014), que a otras cuestiones espirituales. Sí comparte en cambio Últimos días en el desierto con el filme de Scorsese (además de la presencia de Ciarán Hinds), su concepto de un Dios mudo, aunque, primero Aronofsky y luego García, manifiestan mayor valentía en este sentido, ya que se atreven a no tirar por el recurso fácil de acabar dándole voz. El enemigo es uno mismo, y Dios no interviene. En este sentido, Ewan McGregor lleva el peso fundamental, aunque no únicamente dramático, de la cinta; y aunque el escocés (casi) nunca falla, y este partiría como un papel cumbre en su filmografía, finalmente no es así debido a la tópica descripción de personajes, especialmente la del malvado Demonio, configurado a base de trazos gruesos.

51255

Un epílogo innecesario e incongruente con el marco temporal que pretende realizar la película termina por desestructurar un trabajo que pierde su sentido de no ser un biopic completo, sino un relato parcial de una etapa muy concreta de la vida de Jesús, al intentar abarcar un rango más amplio e universal sobre la evolución del cristianismo hasta la actualidad.

Anuncios

Un comentario el “Últimos días en el desierto (Last Days in the Desert, 2015)

  1. Cinetux
    20 abril, 2017

    excelente película gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 marzo, 2017 por en Cine americano y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: