La película del día

Críticas de cine y cobertura de festivales

Viaje a Nara (Vision, 2018)

vision-863176934-large

La directora japonesa Naomi Kawase parecía haber dado un giro (para muchos, sorprendentemente errado) a su filmografía, hasta entonces biográfica y semi documental (cuando no lo era totalmente), con la entrañable pero convencional Una pastelería de Tokio (2015), y la insustancial y vacía Hacia la luz (2017), mucho más adulteradas; sin embargo, su último trabajo, Viaje a Nara (Vision), vuelve a mutar y a abarcar un nuevo camino diferente a esos dos anteriores filmes. Un camino que, si bien puede recordar a su cine anterior en su vuelta al entorno rural y a la fuerza cósmica que nace de esos parajes, también se aleja del mismo por su falta de naturalismo y el mensaje críptico que engloba una historia situada en un mundo en descadencia que está a punto de cambiar.

_0003_vision_03

Efectivamente, Viaje a Nara es un filme muy ficcionado, con diálogos impostados (únicamente en los momentos en los que deja hablar a la gente del pueblo se aprecia un verdadero atisbo de esa realidad que era tan característica de la realizadora) y una narración que fluye menos de lo deseable, en favor de cierta impostura zen. La introducción dentro de esta coproducción con Francia de una actriz internacional de renombre como es Juliette Binoche, que interpreta a una escritora perdida en tierras niponas pero que trata de encontrar respuestas, no hace más que acentuar la tendencia algo condescendiente de Kawase, ya vista sus dos cintas previas, de explicar al público occidental algo de lo que nunca antes hubo necesidad, ya que sus universales temas hablaban por sí solos.

Y sin embargo, poco a poco vamos viendo como la película va enfrentándose al espectador y proponiéndole el arriesgado reto de interpretar y encajar las piezas de un relato entre lo real y la ensoñación, que fusiona el amor que surge entre la protagonista y un lugareño (al que da vida el reciente actor fetiche de Kawase, Masatoshi Nagase), el dolor de la maternidad frustrada, la necesidad de creer en leyendas ancestrales y la certeza de que el tiempo en un interminable ciclo de vida y muerte, el cual siempre influye en el desarrollo de las relaciones humanas. La hipnótica dirección de Kawase, potenciada por una fotografía tan saturada como sugestiva, apela al poder casi divino de la naturaleza sobre los individuos, lo que les lleva a buscar en ella una paz y felicidad que solo pueden encontrar dentro de sí mismos antes de expandirla a mayor escala.

vision_201805_02_fixw_640_hq

Quizás el principal problema del filme sea que, poseyendo un carácter tan marcadamente sensorial, acabe dando, probablemente debido a su aparatoso entramado, un resultado más bien frío. Viaje a Nara es tan compleja y por momentos indescifrable, sobre todo en su última parte, que resulta muy difícil emocionarse con ella; pero también en ese misterio reside parte de su poética. Una película, que, reuniendo muchos elementos ya conocidos, supone una obra única para Kawase. Y si bien eso no siempre implica connotaciones positivas, al menos despierta el interés por saber cuál será el próximo paso que se decida a dar la realizadora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 diciembre, 2018 por en Cine francés, Cine japonés y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: